Amor, Belleza, Carta editorial, Salud mental, sexualidad femenina

El amor es la ley. Carta editorial

El amor propio consiste en placeres
El amor propio consiste en placeres

Mayo estuvo súper divertido. Cada tema que tocamos en @sexyandzenmexico sobre masturbación, aunado a todo lo que me platicaron en las redes, me ha llevado a canalizar mi preocupación como agente de equidad hacia el asunto del autoestima sexual. Sobre ella descansa casi todo el componente de estabilidad sexual y emocional que tendrás en tu vida. Y, aunque suena fácil tenerla, no lo es tanto, o no se cultiva mucho. En adelante, nuestro plan siguiente es brindarte bastante material para conocerla, reconocerla y conservarla. Seas hombre, mujer, trans o con la orientación sexual que sea. Tu meta y nuestra meta: ¡Que la conquistes!

¿Cuál autoestima sexual?

Sí, así como suena: amar desde tus genitales hasta la forma cómo te relacionas. ¿Suena simple, verdad? Pues poquitísima gente la practica al 100% porque de un trecho al otro, hay un camino profundísimo a recorrer. 

¿Recuerdan que hace unos post atrás les hablaba de la importancia que tienen para nosotros el autoconocimiento, el autorrespeto y la tolerancia? Y les decía lo siguiente: “es increíble, pero estas ideas aún son para muchos novedosas y diferentes gracias al puto ‘tabú’, una enfermedad colectiva de la que acá no padecemos.” Ya saben que acá estamos luchando para tumbar tabúes, y si no tienes autoestima sexual, lucharás muy a medias con nosotros. ¿Y tu no quieres eso, verdad? ¡Entonces, a trabajar!

Son estos tres puntos los que estoy segura te llevaran a dar un amor más sólido, objetivo y seguro hacia lo demás. Con la ausencia de estas raíces, el amor puede derivar en fruta podrida: en toxicidad. El amor propio te permite conocerte constantemente y reconocer tus pro y contras; permite establecer lazos de comunicación con quienes te rodean y, lo mejor, te blinda de que aparezcan montañas rusas existenciales y/o te permite reconocerlas apenas aparecen, luego tu decides si te vas o te quedas. Mi consejo si aparece una montaña rusa tóxica: ¡corre! porque de quedarte definitivamente te odias.

Llega un punto en la vida en que nada justifica que no te ames, ni tus traumas, ni tu educación, ni tus dolores más profundos justifican que ignores y respetes quién eres. Y no sabiendo quién eres, no puedes exigir al otro (generalmente pareja) que te brinde un amor sólido.

Repito: ¡A trabajar!

Cariños, Gris 😉

Anuncios

2 comentarios en “El amor es la ley. Carta editorial”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.